Aatrox

Vida:580 Regen. de Vida:3 Mana:0 Regen. de Mana:0 Daño de Ataque:60 Velocidad de Ataque:0.625 Armadura:38 Resistencia Mágica:32.1 Rango:175 Veloc. de Movimiento:345
Habilidades

Pasivo: Aspecto de la muerte
De forma periódica, el siguiente ataque básico de Aatrox inflige daño físico adicional y cura a Aatrox en función de la vida máxima del objetivo.

Q: La Espada de los Oscuros
Aatrox golpea con su espadón e inflige daño físico. Puede atacar tres veces, cada vez con un área de efecto distinta.

W: Cadenas infernales
Aatrox golpea el suelo, lo que inflige daño al primer enemigo impactado. Los campeones y monstruos grandes deben abandonar el área de impacto rápidamente para evitar ser arrastrados hacia el centro y volver a recibir daño.

E: Deslizamiento sombrío
Aatrox se cura de forma pasiva cuando inflige daño a campeones enemigos. Al activarse, se desliza en una dirección.

R: El Aniquilador de mundos
Aatrox libera su forma demoníaca, lo que aterroriza a los súbditos enemigos cercanos, además de aumentar su daño de ataque, curación y velocidad de movimiento. Si consigue un asesinato o asistencia, la duración de este efecto se alarga.

Pistas Aliadas

  • Utilizad Deslizamiento sombrío al lanzar la Espada de los Oscuros para aumentar las probabilidades de impactar al enemigo.

  • Las habilidades de control de adversario como Cadenas infernales, así como los efectos de inmovilización de los aliados, os ayudarán a preparar la Espada de los Oscuros.

  • Lanzar El Aniquilador de mundos cuando estéis seguros de que podéis forzar un combate.

Pistas Oponentes

  • Los ataques de Aatrox son muy predecibles, por lo que se pueden esquivar las áreas de impacto a tiempo.

  • Las Cadenas infernales de Aatrox son más fáciles de esquivar al correr hacia él o a hacia sus laterales.

  • Alejaos de Aatrox cuando utilice su definitiva para evitar que reviva.

Historia

Aatrox y sus hermanos, otrora respetados defensores de Shurima contra el Vacío, acabarían convirtiéndose en una amenaza aún mayor para Runaterra y solo conocieron la derrota ante el uso astuto de hechizos mortales. No obstante, tras siglos de reclusión, Aatrox fue el primero en recuperar su libertad y se dedicó a corromper y transformar a cualquier necio que intentase empuñar el arma mágica que contenía su esencia. Ahora, envuelto en carne y huesos que no le pertenecen y que ha transformado en una horrenda aproximación de su antiguo aspecto, recorre Runaterra en busca de la apocalíptica venganza que tanto anhela.