Cassiopeia

Vida:537 Regen. de Vida:5.5 Mana:418 Regen. de Mana:8 Daño de Ataque:53 Velocidad de Ataque:0.647 Armadura:25 Resistencia Mágica:30 Rango:550 Veloc. de Movimiento:328
Habilidades

Pasivo: Elegancia serpentina
Cassiopeia obtiene velocidad de movimiento por nivel, pero no puede comprar botas.

Q: Explosión perjudicial
Cassiopeia, tras unos instantes, inunda una zona con veneno, lo que aumenta su velocidad de movimiento si alcanza a un campeón enemigo.

W: Miasma
Cassiopeia lanza varias nubes de veneno que ralentizan, anclan e infligen un daño leve a los enemigos que las atraviesen. Los enemigos anclados no pueden usar habilidades de movimiento.

E: Colmillo doble
Cassiopeia lanza un ataque que inflige más daño a los objetivos envenenados y que la cura un porcentaje del daño infligido. Si el objetivo muere al recibir este ataque, Cassiopeia recupera maná.

R: Mirada petrificante
Cassiopeia desata con los ojos un remolino de energía mágica que aturde a los enemigos que tenga de cara a ella y ralentiza a los que le estén dando la espalda.

Pistas Aliadas

  • Usa Colmillo doble contra los objetivos inmóviles envenenados, como los monstruos y las unidades aturdidas por Mirada petrificante, para causar todo el daño posible.

  • Observa los movimientos del enemigo cuando apuntes con Explosión perjudicial para garantizar el impacto.

Pistas Oponentes

  • Cassiopeia puede causarte mucho daño con Colmillo doble si te envenena.

  • Aléjate de Cassiopeia cuando lance Mirada petrificante para que te ralentice en lugar de aturdirte.

Historia

Cassiopeia es una criatura mortal empeñada en manipular a otros según su siniestra voluntad. La hija más joven y hermosa de la noble familia Du Couteau de Noxus, se aventuró en lo más profundo de las criptas debajo de Shurima en busca de poder ancestral. Allí, fue mordida por un temible guardián de la tumba, cuyo veneno la transformó en una depredadora con aspecto de víbora. Astuta y ágil, Cassiopeia ahora se desliza bajo el velo de la noche, petrificando a sus enemigos con su mirada funesta.