Malphite

Vida:574.2 Regen. de Vida:7 Mana:282.2 Regen. de Mana:7.324 Daño de Ataque:61.97 Velocidad de Ataque:0.638 Armadura:37 Resistencia Mágica:32.1 Rango:125 Veloc. de Movimiento:335
Habilidades

Pasivo: Escudo de granito
Malphite queda protegido por una capa de piedra que absorbe daño hasta un máximo del 10% de su vida máxima. El efecto se renueva si Malphite no recibe ningún ataque en 10 segundos.

Q: Fragmento sísmico
Con la ayuda de su magia elemental primaria, Malphite lanza un fragmento de tierra hacia su enemigo, que además de causarle daño le resta velocidad de movimiento durante 4 s.

W: Ataques brutales
Malphite golpea con tal fuerza que sus ataques infligen daño a todas las unidades que tiene delante. Aumenta su armadura de forma pasiva (la cantidad se triplica cuando Escudo de granito está activo).

E: Golpe en el suelo
Malphite golpea el suelo y provoca una onda de choque que inflige daño mágico según su armadura y reduce la velocidad de ataque de los enemigos durante un breve periodo de tiempo.

R: Fuerza imparable
Malphite carga ferozmente hacia un punto, hiriendo y lanzando por los aires a los enemigos presentes.

Pistas Aliadas

  • La armadura reduce de manera natural la velocidad a la que los ataques atraviesan Escudo de granito, así que Ataques brutales lo refuerza frente al daño físico.

  • A pesar de que la progresión de sus habilidades depende de armadura, algunas partidas requieren que Malphite obtenga resistencia mágica. En esos casos, intenta conseguir Protección de la legión, Botas de mercurio y Ángel de la guarda.

Pistas Oponentes

  • Si tu personaje causa mucho daño físico, quédate tras tus aliados al combatir a Malphite. Golpe en el suelo puede reducir de forma significativa tu capacidad de daño.

  • Malphite es uno de los tanques capaces de jugar en la jungla. Ten cuidado si elige Aplastar.

Historia

Como una criatura enorme de piedra viviente, a Malphite le cuesta imponer el orden en un mundo caótico. Creado como sirviente de fragmentos de un obelisco sobrenatural conocido como el Monolito, usó su increíble fuerza elemental para mantener y proteger a su progenitor, pero acabó por fracasar en su labor. El único superviviente de la destrucción ahora padece a los blandengues de Runaterra y sus naturalezas fluidas, mientras se esfuerza en buscar un nuevo rol digno del último de los de su especie.